Escuela de rock. Ficha técnica y artística


Consulta aquí para saber más de la película

SINOPSIS

El guitarrista Dewey Finn (Jack Black) es un rebelde en contra del sistema, es completamente irreverente y es un fanático creyente en el poder del rock and roll. Aficionado a arrojarse en brazos del público desde el escenario y a ejecutar solos de guitarra de larga duración, Dewey está decidido a llevar a su grupo rockero hasta la victoria final en la versión local de la “Batalla entre Bandas”… pero sus compañeros de grupo le echan del mismo. Desesperado, sin dinero para pagar el alquiler, Dewey malvive en un apartamento lleno de paquetes vacíos de comida. Un día coge una llamada para su compañero de piso Ned (Mike White) y sin pensárselo mucho acepta un trabajo de profesor sustituto en la prestigiosa escuela primaria de Horace Green. Una vez allí, se encuentra estrechamente vigilado por la estricta directora Mullins (Joan Cusack). Pero si bien Dewey no tiene ni idea de dar clases, lo cierto es que sabe ganarse la confianza de sus jóvenes estudiantes. Un día los escucha por casualidad en la clase de música de orquesta y entonces decide convertir a estos niños prodigios de la música en una banda de rock duro consiguiendo cambiar sus vidas para siempre.

La utopía del rock

Es una película simple a primera vista. Por momentos, hasta casi tonta y previsible. Pero al mismo tiempo, a medida que va sumergiendo al espectador en una trama que lo invita a ser parte de la historia, logra generar un efecto mágico y encantador. “Escuela de rock”,es pura atmósfera, pura conexión, puro cine. Porque es capaz de construirse como un mundo propio, de introducir al espectador en esa dimensión y llevarlo desde ese lugar a otro lado donde todo es posible.

Esta sociedad robótica y rutinaria que caracteriza al mundo occidental contemporáneo tiene como una de sus raíces fundamentales a la educación. Y la escuela es la institución educativa por excelencia. Muchos grandes pensadores definieron el rol de la escuela como el de fabricante de seres preparados para repetir y mantener las reglas de juego ya establecidas, a responder a los parámetros de bien y de moral que circulan como si fueran parámetros naturales y no imposiciones sutiles. Por eso, cómo educar a los chicos, qué enseñarles, cómo lograr que puedan convertirse en seres autónomos, capaces de decidir por su propia cuenta, y de poder fundamentar sus elecciones en base a sus gustos y no a sus conveniencias, es una discusión y una pregunta que más de un padre o futuro padre puede haberse realizado alguna vez.

Entonces, frente a una realidad que parece estar atada a un modo de entender la educación, y a la constitución de un hombre como consecuencia de ella, Linklater decide jugar y soñar con la posibilidad de poner las cosas patas arriba, en pos de un mundo mejor, de un hombre más sano. Para llevar a cabo su objetivo, diseña un personaje fabuloso, interpretado por el carismático Jack Black (“Alta fidelidad”, “Amor ciego”), un apasionado de la cultura del rock and roll, un guitarrista utópico, algo venido a menos porque acaba de ser expulsado de la banda que él mismo había formado, sin trabajo, viviendo a expensas del amigo con el que vive, y creyéndose un talento musical in-comprendido; todo un romántico que, presionado por la novia de su compañero de casa, recibe un baño de realidad y responsabilidades y no tiene más remedio que conseguir dinero para poder pagar su parte de la renta.

Más allá de lo previsible de la historia, y de un guión que muchas veces parece acomodar forzadamente los sucesos de la trama a los intereses esenciales de la película, “Escuela de rock” genera una atmósfera hipnotizante en cada uno de sus momentos. Es, además de una comedia entretenida, una llamada de atención al sistema, a su capacidad para disimular talentos innatos y convertirlos en perfectos burócratas adaptados. Pero sobre todas las cosas, la película, a través de su impecable banda sonora y de la pasión que transmite el personaje de Black a sus alumnos, y luego sus alumnos a él, es un homenaje al rock and roll, a una manera de entender y vivir la vida que hoy parece utópica. Por eso, llegado un momento, una vez que el espectador está decididamente embarcado en la propuesta y forma parte de ese mundo ajeno pero increíblemente cercano al mismo tiempo, la cinta deja de ser previsible, deja de parecer estar acomodada artificialmente, y se transforma en un sueño realizable, de un mundo mejor, de un hombre que puede ser diferente.

Análisis de personajes y los modelos educativos que reflejan.

Dewey Finn: Personaje principal. Desarrolla el papel de “profesor” preocupado de que sus alumnos aprendan, independientemente del sistema que use para ello. A veces el fin justifica los medios.

Ned Schneebly: Es el verdadero profesor sustituto. Su rol es de la típica persona de buen corazón, lo cual, le hace manipulable, especialmente por su novia que le impide ser como realmente le gustaría ser.

Rosalie Mullins: La directora del cole. Muy preocupada porque todo sea perfecto en su colegio pese a que eso le cueste carecer de vida privada, ya que todo en su vida gira en torno a realizar de un modo perfecto su trabajo.

Summer: Delegada de la clase. Típica niña repipi y pelota que va pasar de dirigir los designios de una clase a hacerlo de un grupo de rock. Comienza siendo repulsiva y termina la película siendo encantadora

Zack: Su papel es el de niño tímido y muy talentoso pero que la presión familiar por conseguir que sea un niño modelo le hace perder la ilusión por desarrollar sus habilidades. Conozco a más de uno así.

Tomika: El rol de Tomika es el de una niña que tiene una baja autoestima debido a su aspecto físico y eso le impide demostrar a todo el mundo que es una niña muy brillante.

Freddy: Es el típico niño pasota, totalmente desmotivado e indolente en los estudios pero que a partir de descubrir que es lo que puede hacer bien se convierte en el motor del grupo. Desgraciadamente esto es más raro de ver en la vida real.

Lawrence: El niño que se siente desplazado porque no cumple las características para ser popular en el colegio. El profesor Schneebly/Dewey se encargará de demostrarle que ser teclista de un grupo le hará más popular que cualquier canalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: